viernes, 30 de mayo de 2014

EL SUJETADOR SE LLEVA AHORA ENCIMA DE LA ROPA

La esquizofrénica descontextualización en el mundo de la ¿moda? no deja de sorprendernos ("aperplejarnos", prometo solicitar su aceptación por la RAE).
Parafraseando a Groucho Marx prodríamos decir que la moda "...partiendo de la nada y con su sólo esfuerzo, está alcanzando las más altas cotas de miseria".
Me refiero a la tendencia (por llamarlo de alguna manera) que hace que el sujetador abandone su tradicional e íntima ubicación (adosado a la epidermis) y su objeto (evitar el desparrame de las glándulas mamarias cual lava de un volcán en erupción en los casos más drásticos y en el resto servir de sostén al pecho para realzarlo) para salir a la calle. Abandona pues, la esfera de lo íntimo y el interior deviene en exterior, no para que dentro nazcan cosas nuevas (soy paz, soy pan, soy más... Mercedes Sosa) más bien para que mostremos un simple y antiestético accesorio.





El sujetador se muestra explícitamente. No hablo de un sutil escote (quizá, no tan sutil) o de advertir como se insinúa a través de una transparencia. Hablo de colocarlo adosado exteriormente a una camiseta, camisa, sueter, etc. (en argot carpintero podríamos ridiculizar esta práctica diciendo que no hay peor cuña que la de la misma madera).
Puestos a ser ridículamente creativos, sugiero girarlo 180º y colocar sus copas en la espalda y el cierre en el pecho. Ridículo, pero más original y extravagante.
Si decides seguir esta extraña forma de mostrarte (y en mi opinión tan ridícula como poco funcional) serás la más moderna, pero estarás haciendo algo tan absurdo, en palabras de Borges, como escribir tu autobiografía cuando lo más meritorio de tu existencia han sido dos cambios de domicilio (y en la misma ciudad).
No pretendo reirme de todo ya que ello es de estúpidos, pero no hacerlo de nada es de tontos (genial Groucho dixit).



domingo, 25 de mayo de 2014

CÓMO HACER UN TOTE BAG

Alfonsina Gordillo, una colaboradora excepcional, nos enseña a hacer un Tote Bag.



Necesitamos:

1. Loneta (una tela con "cuerpo" es siempre la mejor opción para hacer un bolso).
2. Tela de algodón para el forro.
3. Jaboncillo.
4. Cinta métrica.
5. Hilo (color adecuado para la tela exterior y para el forro).
6. Papel para los patrones.
8. Entretela adhesiva.
7. Alfileres, aguja, tijeras, plancha y máquina de coser.

Las dimensiones del bolso una vez terminado serán 45 de largo y 38 de ancho (sin tener en cuenta las asas, claro). La base del bolso tendrá un ancho de 10 cm.

1. HACER LOS PATRONES.


                     A los rectángulos delantero y trasero del bolso (y a los del forro) tenemos que añadirle 5 cm para la base ( los 5cm de ambos nos permitirá hacer la base de 10cm).


2. Cogemos las telas que hemos elegido y CORTAMOS LAS PIEZAS.


Para ello sujetamos el patrón a la tela con alfileres, marcamos con el jaboncillo y cortamos dejando un borde  apróximadamente de 1 cm. Tenemos que cortar:


a) Dos rectángulos (50x38) de la tela exterior.   
b) Dos rectángulos (12x60) con la misma tela para las asas.
c) Dos rectángulos (50x38) de la tela que vamos a utilizar para el forro.
d) Dos rectángulos (25x18) para el bolsillo de la tela que vamos a usar para el forro.
d) Un rectángulo (25x18) de entretela ( en este caso no dejamos borde).




* Podemos cortar los rectángulos uno a uno o poner la tela doble y pasar ensanches.
* Siempre pondremos el patrón sobre el revés de la tela para no marcar con el jaboncillo la parte que se va a ver.

3. HACEMOS EL BOLSILLO INTERIOR.

El bolsillo es opcional, pero siempre será mucho más cómodo que el bolso tenga al menos un bolsillo.

Empezamos a hacer el bolsillo "pegando" la entretela a uno de los rectángulos que vamos a utilizar para hacer el bolsillo ( la entretela hará que tenga más "consistencia"). Para ello unimos con alfileres la tela a la entretela adhesiva y planchamos ( también podemos hilvanar). Solo ponemos entretela en una de las piezas.


Cosemos a máquina las dos piezas que forman el bolsillo. Dejamos un trozo sin coser para poder darle la vuelta. Una vez cosido y antes de darle la vuelta, cortar las esquinas en diagonal ayudará a que el bolsillo quede mejor.


Sujetamos con alfileres (como siempre, también podemos hilvanar) el bolsillo a una de las piezas "forro" y  lo cosemos a máquina.


4. COSEMOS EL BOLSO.
Cosemos las dos piezas exteriores (lateral-bajo-lateral). Igual con las dos piezas que van a formar el forro. Para ello ponemos una pieza sobre la otra de tal forma que siempre tengamos en el exterior el revés de la tela. Sujetamos con alfileres o hilvanamos.

4.1. HACEMOS LA BASE DEL BOLSO.


Tal y como se ve en la fotografía ponemos las piezas exteriores,ya cosidas, de tal forma que nos quede un triángulo de 10 cm de base (5cm a cada lado de la costura). Importante que la costura esté abierta. Marcamos con el jaboncillo y cosemos. Nos podemos ayudar con una regla.

                                                                     Cosemos y cortamos el sobrante.

                                                                          Vista de la base del bolso.

 Repetimos la misma operación con el forro.


5.HACEMOS LAS ASAS.

Doblamos cada una de las piezas "asa" y las planchamos (o hilvanamos). Cosemos longitudinalmente. Poner un imperdible en uno de los laterales nos ayudará a darle la vuelta.



                                                             Ya tenemos las asas terminadas y planchadas.

6. PONEMOS LAS ASAS.

                     Ponemos las asas, tal y como se ve en la fotografía y las cosemos (obviamente, una en cada lado). Importante medir para que quedan centradas.

7. PONEMOS EL FORRO.


               Introducimos el "bolso exterior" en el "bolso forro" como se ve en la foto. Cosemos el borde superior para unir ambas piezas ( idem: sujetar con alfileres o hilvanar).


                                IMPORTANTE: Dejar un trozo del borde superior sin coser para poder dar la vuelta al forro.
                                                                                                                           
                                                   
          Extendemos el forro hacia fuera, después lo introducimos hacia el interior y cosemos el trocito que hemos dejado sin coser.                                                        

                                                Un repasito con la plancha y.... BOLSO TERMINADO!!


                                                                                 Vista interior del bolso.

                            Siguiendo estos pasos y con pequeñas modificaciones las posibilidades son infinitas.



Alfonsina Gordillo.

viernes, 23 de mayo de 2014

FEÍSMO: ¿Azar y/o destino?

Solo desde la más siniestra vulgaridad los mediocres justifican, haciendo un uso tan desafortunado como lamentable de la teoría del libre albedrío, el hecho de que tras cierto tiempo viendo una cosa "fea" nos acostumbramos hasta tal punto que lo antiestético pasa totalmente desapercibido y se integra en nuestra cotidianeidad. Se trata de la aplicación estética wagneriana de la máxima: "mentid, calumniad, que algo queda" (salvando las distancias).
Hablo de las minimedias. Personalmente me horrorizan. Me recuerdan un Seat 600 con tapicería de piel, un Bentley con un perro que mueve la cabeza en su bandeja trasera o un "macho ibérico" desnudo con calcetines (si son blancos y llevaba pantalones de vestir ya es para nota).
Mi eterna y habitual dispersión, unida a mi apasionada búsqueda de lo estéticamente irreverente, me llevan o ¿voy yo solita?, a Pinterest y encuentro o ¿me encuentra ella? esta fotografía...
¿Casualidad o causalidad? ¿Está escrito el destino?


                                                                                        Rochas SS'14

Aceptar cualquiera de las dos teorías (libre albedrío o predestinación) sería limitar aún más las libertades personales en cuanto a conceptos estéticos se refiere y el hecho de que apenas nos separan de las ratas un par de cromosomas.

Me niego a aceptarlo!!! En mi caso, al menos, eso no es cierto y espero que en el tuyo tampoco. De no ser así deberías hacértelo mirar.



Indiscutible que Miuccia Prada a través de sus ideas sobre la fealdad ha construido un imperio billonario. "Feo es atractivo, feo es emocionante. Tal vez porque es más nuevo. La investigación de la fealdad es, para mí más interesante que la idea burguesa de la belleza. ¿Por qué? Porque feo es humano. Toca el lado sucio de la gente" manifestaba en Harper's Bazaar España (julio/agosto 2013).

Juro solemnemente que, por grande que sea la invasión de "feísmo" con la que nos bombardeen (Pradas incluídos) jamás luciré unas minimedias aderezadas con perlitas ni cangrejeras de tacón: ni siquiera en los carnavales (mucho menos en los de Venecia).
                                               
Hasta pronto!!